lunes, 23 de enero de 2017

Los lunes... escenas de cine - "Odio entre hermanos"


Seguimos repasando directores importantes en la historia del cine, y me ha parecido interesante detenerme en Joseph Leo Mankiewicz. Tal vez lo más tópico hubiese sido elegir "Eva al desnudo" para decorar la cabecera del blog, pero me parecía demasiado obvio y además entiendo que Mankiewicz filmó un año antes una obra tan excelente como aquella, y que además esta en este lunes muy de actualidad.
"Odio entre hermanos" (1949) es una especie de Rey Lear, una lucha mezquina y miserable entre cuatro hermanos. Uno, el mayor, por el poder y jefatura del negocio familiar; otro por continuar con su vida mediocre y frívola gracias a la continuidad de ese negocio; un tercero, atado al hermano mayor que le maltrata por sus escasas aptitudes; y un cuarto: Richard Conte, que vuelve de la cárcel con deseos de vengarse.
Todos a la sombra del padre y fundador del negocio: el gran Edward G. Robinson. Un padre tirano y dictador, cuya figura entra a saco en la actualidad del día. Se trata de un banquero mafioso y usurero que hace fortuna con tratos miserables y abusivos, prestando dinero a los más necesitados para exprimirles después. Éste paga por sus despreciables métodos. Parece que los usureros patrios no van a pagar demasiado a tenor de la protección que los partidos decentes de la patria han firmado para velar por sus negocios sucios ya condenados en Europa.
Magnífica película que se suele posicionar en un segundo escalón dentro de la filmografía de Mankiewicz de modo injusto en mi opinión.
¡Feliz semana!!!

domingo, 22 de enero de 2017

Los domingos photosong - Gabinete Caligari - "Solo se vive una vez"


Aprovechando que el pasado martes mi compadre Savoy Truffle dedicó su programa en Transporte News Radio: Música Sideral a Gabinete Caligari (pinchar para escuchar o descargar aquí), pues me he decidido a desempolvar los vinilos de la banda madrileña más castiza y dedicarles el domingo fotográfico.
Y como parece que "Privado" es un disco que ha ido cayendo en el olvido, aunque siempre me ha parecido un muy buen disco, he pensado proponer el que fue primer single del disco, aquél "Solo se vive una vez" que apostaba por vivir el momento sin complejos ni roñoserías.
Igual conviene hacer caso a los Gabinete y vivir un poco la vida.
¡Feliz domingo!!!



sábado, 21 de enero de 2017

Módulos - "Realidad" (1970)


En España no son pocos los grupos y artistas que han sido infámemente infravalorados y menospreciados. El legado de muchos de ellos ha sido apartado del recuerdo colectivo y privado de la gloria que otros, en la mayoría de los casos de mucha menor enjundia artística, sí han gozado.
Es algo que no por típico y habitual, deja de ser lamentable y por desgracia un retrato de la orientación que de la cultura popular se ha venido haciendo, por parte de ciertos estamentos, en este país desde hace décadas.
Ejemplos sobran, pero hoy me apetece concentrarme en uno bastante flagrante: Módulos.
Estratosférico grupo madrileño formado por Pepe Robles (guitarra y voz), Tomás Bohórquez (teclados, hammond), Juan Antonio García Reyzábal (batería, violin) y Emilio Bueno (bajo). Tan grandes me parecen que a alguien como el que suscribe, que acostumbra a tener algo más que reticencias con el rock progresivo y sinfónico, esta banda que practica estos estilos, le apasiona.


Cierto que el sinfonismo de Módulos tiene una esencia hispana que la diferencia, con un embrujo que no veo en las formaciones extranjeras, en ellos siento el alma que no encuentro en los míticos grupos británicos.
Tal vez la evidente influencia que sobre la banda de Robles ejercieron los grupos del pop sixtie, especialmente The Beatles y The Holies, hacen que la música de Módulos sea más reconocible para mi.
Su primer disco data de 1970 y se titula "Realidad". Una obra magna, que en cualquier país sería orgullo del catálogo musical autóctono, y que aquí prácticamente pasa desapercibida. Tanto es así que la adquisición física del disco resulta complicada, y en ciertos soportes cara.
Pero hoy nos vamos a detener en este "Realidad", ¡que ya va tocando!.
Aunque el mayor peso compositivo caía sobre el gran Pepe Robles, todos los componentes participaban de estas tareas, fiel reflejo de los grandes músicos que conformaban aquella primera formación.
Se trata de un disco de base pop, pero con delicadas orquestaciones de aire barroco. Con decisiva participación del órgano de Bohorquez y de los violines de Reyzábal, que dan un tono lírico y poético.
La voz de Pepe aporta un aire nostálgico y local al conjunto, y la base rítmica de Reyzábal y Bueno es de una sutilidad notable.
La producción, firmada por Hispavox, se debe probablemente a Rafael Trabuchelli, icónico productor de la época grande del sello hispano por excelencia.
Aparte de las dos excepcionales versiones de sendos clásicos de The Beatles: "Yesterday" y "Hello, Good-bye", absolutamente imprescindibles, barrocas, intensas y arriesgadas. El disco ofrece cortes inolvidables como la famosa: "Todo tiene su fin", auténtica catedral del prog español, con órganos de iglesia, coros de ensueño, melodía perfecta y una interpretación vocal de Robles absolutamente impagable, impregnando el tema de tristeza y melancolía por el amor roto. vientos y una guitarra que llora completan un corte imperecedero a pesar del barroquismo que caracteriza todo el Lp.


"Noche de amor" tiene un tono medieval al que contribuye el violín de Reyzabal, y que se completa con teclas que inciden más si cabe en este aspecto. Se unen las cuerdas y la base rítmica para construir un precioso romántico, con impresionante prestación vocal nuevamente.
El pop más convencional y menos aparatoso se encuentra en "Luz errante" y "Nada me importa", esta última con una cierta esencia ye-ye nostálgica.
El tema que da título al disco, es tal vez el momento más progresivo de carácter británico, junto tal vez a la excelente composición de Bohorquez: "Dulces palabras".
Los violines y la voz en falsete, son lo más reconocible de la lírica y afectada: "Cuando te espero", precioso tema tal vez un tanto plañidero.


"Realidad" es una obra maravillosa del rock, pop y sinfonismo español. Tal vez algunos acusen al disco de resultar un tanto excesivo en cuanto a la producción. Pero la belleza de sonidos y melodías en un entorno barroco es tan delicioso, y con algún momento tán estratosférico, que sin duda, y al menos en opinión del qué suscribe, merece un reconocimiento mucho mayor.

jueves, 19 de enero de 2017

Los Radiadores vuelven al estudio


Lo anuncian en su blog: "Seguimos en la batalla". Y bien que lo celebramos los fans. La banda valenciana que forman: Raúl Tamariz, Sergio Domingo "Perrin", Jose Antonio Nova "El joven" y Vicente Vila "Metralla" se meten en el estudio para grabar su nuevo disco.
Con la producción, como no, de Dani Cardona y con nueve temas (aunque pueden ser alguno más finalmente), para seguir por la senda de sus dos anteriores trabajos: "Manual de supervivencia" y "Gasolina, Santos y Calaveras" (del que ya hablamos aquí), donde ya dejaban constancia de calidad y actitud. ¡Y en castellano!!!
Pero para que estéis sobre la pista de las evoluciones del nuevo trabajo de Radiadores (creo que aún no tiene título), os dejo enlace con el blog del grupo.
http://losradiadores.blogspot.com.es/

Y para hacer boca dejamos uno de los temas que pasaran a formar parte del álbum, el tema "Estas de suerte" tal y como sonó hace unas semanas en la sala Wah Wah de Valencia.
Estaremos al loro.




miércoles, 18 de enero de 2017

Led Zeppelin - "Led Zeppelin III" (1970)


Aunque parezca increíble nunca se había hablado de los Zep en Rock and More. Quien diría que un servidor recorre el mundo repitiendo la cantinela aquella de: "El único motivo por el que los Zep no son la mejor banda de la historia es porque existen los Stones".
Y sin ser cierta, ni dejar de serlo, la frase me gusta y en cierto modo la siento como una definición personal de mi arraigo musical.
El caso es que hoy me he tropezado con el tercer disco de los Zep (en su estupenda reedición de 2014) y lo he pinchado, la carne es débil.
Y como una cosa lleva a la otra, me he puesto frente al portátil y me he dicho que hoy era el día para dar palique al personal con la banda de bandas (Stones aparte).
Y por no revolver más, pues nos concentramos con su tercer disco que ya esta en la pletina. Grabado en 1970, y con producción del acaparador Jimmy Page.
"El disco folk" de los Zep, se comenta que fue gestado en el campo. Mientras Page y Plant descansaban de las giras y la fama cosechada de sus dos primeros discos. Fueron componiendo los temas de "III" en un entorno campestre, de ahí su bucólico sonido mucho más relajado que en las anteriores obras maestras.
Se grabó en dos fases, primero en Headley Grange, el hospicio de East Hampshire reutilizado en aquella época como estudio de grabación donde hicieron maldades rockeras tipos como: Bad Co., Fleetwood Mac ó Genesis entre otros.
La segunda fase de grabación tuvo lugar en Londres, en los estudios Island.
Aunque el disco es más calmado en cuanto a ritmos y sonoridades que los precedentes, se pueden así mismo distinguir dos conceptos en el mismo. La cara A contiene los temas más eléctricos, donde el rock y el rock blues siguen dominando la escena sónica y estilística, mientras la cara B es netamente acústica y folk, con esencias campestres, mitológicas e incluso medievales.
El disco no gozó del éxito de anteriores entregas y no terminó de ser entendido por muchos. Evidentemente la falta de comprensión que sufrió el álbum es absolutamente injusta, el tercer Lp de Led Zeppelin es una obra maestra, igual que los dos anteriores y alguno más que llegaría después. Parece que hoy es difícil discutir este respecto, una vez analizado el disco con la ventaja de la perspectiva.


Si bien es complicado poner "peros" a un tema como "Inmigrant song", absoluta masterpiece de frenético latido melódico, incisiva y fantasmagórica voz de Plant y el ritmo robusto y flexible típico del grupo. No menos complicado me resulta oponer resistencia al alabo al resto del tracklist.
Aparecen las primeras acústicas en "Friends", misterioso y oscuro tema, un blues hiper activo con imponentes arreglos de cuerda que enlaza con la enfermiza guitarra eléctrica de "Celebration Day", un rock con lisergia funk, que atrapa en una espiral que se rompe con un solo de guitarra extrañamente convencional, sublime.
"Since I've been loving you" es un elaborado corte de más de siete minutos en el que el blues de la guitarra de Page y el tono melancólico de la voz de Plant son pasajeros de la base rítmica de Bonham y Paul Jones, quien además envuelve el paquete con su hammond, todo se diluye en una triste y deliciosa melodía que conforma una obra maestra que por si sola hace de "III" un disco imprescindible.
Finaliza la cara A con la desbocada: "Out of the tiles" de estribillo hard y premonitorio de otras cosas que estarían por llegar.
La cara B nos trae los momentos más folk, mandan las acústicas y algún instrumento de cuerda poco habitual en los británicos como la mandolina o el banjo, que suenan en la extraordinaria revisitación del tradicional: "Gallows Pole".
Se dan continuidad dos preciosos cortes acústicos como: "Tangerine" y "Thats the way", ¿alquien hubiese puesto en tela de juicio estos dos temas de haber sido grabados por los Stones?.
Sonido Skiffle de evidente tono silvestre en "Bron-Y-Aur stomp", para terminar con un blues mojado por el delta en la extraordinaria: "Hats off to (Roy) Harper" en la que la voz de Plant y la guitarra sonando en slide de Page se transforman en el más elevado exponente del blues ancestral y desbordante de pureza.



Obra maestra de Led Zeppelin, y contaban tres en aquél 1970. Creo que finalmente asumida como tal por todos y que observando hoy lo que vuela de sus surcos, se entiende que fue un disco de enorme influencia en lo que nos deparó el rock en la década recién empezada.
Por fin, después de más de cinco años, hemos hablado de los Zep.

martes, 17 de enero de 2017

Lanuca - Tibia Turbia" (2017)


Empieza el año con música en castellano, una gran alegría que sea la lengua de Cervantes la que ponga voz a las primeras estrofas y sonidos del curso. Pero el magno acontecimiento se completa, alcanzando dimensión mágica, gracias a lo que recubre esas palabras. El recubrimiento al que me refiero no es otro que los sonidos envolventes y acariciadores de la singular y maravillosa música de Lanuca.
Si hace unos meses elogiábamos como merece su anterior entrega: "Gran mandíbula", hoy volvemos a tropezar con problemas de diccionario para encontrar los adjetivos que mejor describan lo que se oye en "Tibia Turbia", su recién publicado EP, y con el cual, a mi entender al menos, Ángela Bonet alcanza la redondez y equilibrio absoluto, facturando un disco, el tercero ya, que se me antoja su creación definitiva hasta la fecha (mucho decir a la vista de la hermosura de los dos álbumes precedentes).


A la sedosa y sugerente voz de Lanuca, se le une Manolo Bertrán, el capi de Doctor Divago acompaña a la dama con un trabajo a las seis cuerdas absolutamente delicioso, con inquietas lineas arrasadas de distorsión que susurra y una sutileza indescriptible. Repite también Dani Cardona con una impecable producción, además de encargarse de la percusión. Completan el equipo Ana Santos a las teclas y Vanessa Juan al celo.
Desde el mismo inicio, con la guitarra ahogada y el recitativo limpio de "Es por amor", la sensación que manda es la de la inmediata disolución de cualquier traba para que los sonidos, melodías, letras y sensaciones puedan abrirse paso hasta lo más profundo. A partir de ahí, los siguientes treinta y pico minutos tienen un universo sonoro y sensorial marcado por la pócima musical de Lanuca.
El celo es parte fundamental para que "Pétalo de abismo" se muestre etérea, como el abismo al que hace referencia, mi momento favorito del disco.
Ya hemos disfrutado en esta casa del cover de la célebre "Mirando al mar" (pinchar), con todo el golpe de ola del Mediterráneo en el tuétano de su ser.
Impresionantes las guitarras de "Besos tormenta", que a un servidor le suena a vals. Y otro momento favorito es "Mi Revolver", con un teclado omnipresente y nuevamente esa electricidad de indescriptible efecto.
Tras el hipnótico instrumental "BBB" llega el colofón, tema que bautiza al disco y aporta una esencia Velvetiana sin perder la atmósfera única de la valenciana.
Imposible empezar mejor el año, con un disco que atrapa. De forma dulcemente violenta te engulle en un cosmos propio, turbador pero sumamente agradable y personal.
Es obligado agradecer a Lanuca y a sus colaboradores el trabajo que vienen haciendo, ofreciendo algo tan exquisito y diferente, tan hermoso y tan real.
Un deseo para 2017: poder disfrutar estas canciones en vivo.
Bandcamp donde poder adquirir "Tibia Turbia"en el siguiente enlace.

lunes, 16 de enero de 2017

Los lunes...escenas de cine - "El Bazar de las Sorpresas"


Rebuscaba en mi lista de directores favoritos algún nombre que aún no haya pasado por esta sección, y veo que son más de uno los que no han aparecido todavía. Es prioritario pues, hacer justicia con todos los grandes del cine. Tiempo habrá.
Empezamos hoy con la justiciera tarea. Y lo hacemos con Ernst Lubitsch. Uno de los más grandes entre los gigantes, El sofisticado, irónico, sátiro y osado sentido del humor de sus films no se ve afectado por el paso del tiempo.
No sé si será su famoso toque, o la grandeza del punto de vista exclusivo, que se tiene o no se tiene, pero las modas, las tendencias sociales o los nuevos tiempos no afectan al germen de sus películas.
¿Cuál elegir?...Difícil cuestión. En una baraja llena de cartas ganadoras que es la filmografía del alemán, muchas podrían servir. Me he concentrado en su obra hablada, dejando de lado la etapa muda.
Aunque en el fondo ya sabía cual sería la elegida, he ido aceptando como posibilidades obras magnas como: "Un ladrón en la alcoba", "Una mujer para dos", "Ángel", "Una hora contigo", "Ninotchka", "Lo que piensan las mujeres", "El diablo dijó no"...por supuesto "To be or not to be"...Pero la suerte estaba echada desde el principio. Solo podía ser: "El Bazar de las Sorpresas". Y es que uno con los años va claudicando ante la realidad que se impone de que el que suscribe es un romántico de tomo y lomo. ¿Qué se le va a hacer?
Ponemos en todo lo alto a la Sta. Novak y al Sr. Kralik demostrando su indiferencia el uno por el otro.
¡Feliz semana!!!