sábado, 27 de agosto de 2016

2x1 - "Let's spend the night together" - The Rolling Stones/David Bowie.


El pasado martes mi amigo Savoy Truffle dedicaba su programa de radio en Transportes News Radio: Música Sideral a la figura de David Bowie (pinchar para acceder al enlace con el programa íntegro), hizo incapié en los primeros y más gloriosos años del duque, se preveen por tanto nuevas entregas.
Evidentemente uno de los discos aludidos fue "Aladin Shane", el magnífico disco que publicó Bowie en 1973 y que contenía entre otras maravillas un cover del "Let's spend the night together" de los Stones, inmediatamente me dije - ¡coño!, buena canción para dedicarle un 2x1, - y aquí esta, dos pesos pesados del rock and roll visitando la misma partitura....¿con cuál os quedáis?.





jueves, 25 de agosto de 2016

La crisis de los cuarenta o cuando John Milner vivía aquí... - Las paranoias de Addi.



Se recomienda la lectura simultáneamente con la escucha del tema...si gustan claro.

"La escena era concreta
camiseta blanca y unos jeans
apuraba aquel pitillo
orgulloso y viril...
con la mirada ceñida 
a los cánones de Jimmy Dean
grasientos los cabellos,
botas claveteadas...
esperando ver llegar el fin de semana
te aseguro que nada me importaba
el futuro que nos esperaba..."
("John Milner" - Loquillo y Trogloditas)




"Tenía una novia sencilla y feliz
que era la viva imagen de Marilyn,
y unos amigos con quienes jugar
a ser los faraones de la ciudad.
callejeando siempre en busca de acción
moviendonos al ritmo del viejo rock and roll...
llegamos a ese punto de inflexión 
que separa la realidad de la ficción..."
("John Milner" - Loquillo y Trogloditas)

Parece que los veinte años en los sujetos de nuestra estirpe es una vida clonada para todos, cierto que Marimar no se parecía a Marilyn, demasiado morena, demasiado inocente al principio, demasiado heroína después, finalmente mágica y divina...era mi chica.
Mis amigos eran tal cual...alguno sigue junto a mi, otros se conviertieron en padres de familia como lo fueron los suyos, enemigos de la juventud despótica y soñadora de sus hijos, envidiosos del despilfarro del que hacen gala sus vástagos...despilfarro de energía, de esperanzas, de excesos, de noches, de kimeras, de fluidos, de vida...
Pero entonces, cuando John Milner anidaba en nuestros corazones, todos eramos faraones buscando el secreto de la eterna juventud, ese que nadie en siglos había podido encontrar, pero nosotros si lo haríamos, teníamos un aliado...el rock and roll.

"Estoy hablando de los viejos tiempos
esos que ya no volverán
las drogas terminaron por estropear
las pequeñas cosas que nos hicieron amar...
¡La amistad!!! nuestra pequeña libertad...
Y ese tren sin rumbo ni dirección
ya no se para en cada estación...
Los muchachos del verano se dijeron adiós
El día que Budy Holly murió"
("John Milner" - Loquillo y Trogloditas)

Al fin y al cabo aquellos tiempos no volverán...y esa es la tragedia que tratamos de ocultar tras cuentas corrientes derivadas de exitosos trabajos, familias que sabemos que no son las que queríamos, relaciones planificadas en pos de la seguridad y no de la diversión, sexo el sábado y salida con los amigos el jueves, vendas en los ojos para que el tren vuelva a parar en nuestra estación...pero no para, va lleno, lleno de gente como John Milner...otros optaron por ver la vida a través del filtro de la irrealidad, no la de éstas páginas de LC que un servidor suele emborronar para irse por los cerros de Úbeda, no, el filtro orgásmico de las drogas, sensación de intensidad orgánica que termina cuando la caída en la realidad no compensa el subidón al éxtasis...pero desmontar es difícil...tan difícil...y pasan los años, y pasan...
Cuando algunos decidieron dejar las noticias mientras iban al curro en coche en lugar de dar la vuelta al casette del último de Pear Jam, aquél día el verano acabó, Buddy, el rock and roll murió, y algunos nos dijeron adiós...hoy solo saludan el día de noche vieja.

"John Milner ya no vive aquí
lentamente se llevó gran parte de mi,
ahora que todo es más viejo, más frío, más gris...
y sientes como el tiempo va a por tí.
Cuando la nostalgia daña mi corazón
una voz conocida hace su aparición...
la música el infierno borró, 
el día que Buddy Holly murió..."
("John Milner" - Loquillo y Trogloditas)

El viejo/joven John Milner que inmortalizó Paul Le Mat en "American Graffitty" se ha quedado como imagen icónica de la juventud que muchos creímos tener, aunque hoy que todo es mas viejo, más frío y más gris ya no estamos seguros de que así fuera, al menos yo no estoy seguro...
Un día, sin avisar, en la penumbra deslizándose de puntillas, como los amantes traidores y faltos de amor huyendo de la escena del crimen, se fué...ese día sales a la calle con la impresión de que la virginidad de la juventud te ha abandonado, que las reclamaciones de la vida empiezan a importarte, que ya no vale no pensar en el futuro, que Marimar quiere ir a una casa rural en semana santa y no tienes un duro, que Juanjo y Mariano se han ido fuera a currar y que vienen los Nirvana y de momento no tienes con quien ir...
Marimar no tuvo su semana santa, mis amigos casados sonríen cuando me ven con el pelo largo y las camisetas de The Smiths, creo que les gustaría llevarlas, no tirar del carro del niño y acompañarnos al concierto de Burning, estar como nosotros, como si los noviazgos adolescentes fuesen una forma aceptada de vida...para ellos el rock murió, para mi, que sigo usando el rock and roll para borrar el infierno, el rock no muere...y Buddy Holly tampoco...pero en el fondo sé que John Milner ya no vive aquí...
Creo que esta mañana me ha atacado la crisis de los cuarenta.

miércoles, 24 de agosto de 2016

Cotton Mather - "Death of the Cool" (2016)


Os aseguro que me había prometido no mentar el disco "Kontiki" (pinchar) en la presente reseña, ya que todos sabemos que aquél es irrepetible y que no es justo mantener a un grupo de señores cutivo de un episodio que si ciertamente resultó visionario y mágico para unos cuantos, lo cierto es que la mayoría lo ignoró, y en tal tesitura se mantiene el personal 19 años después de su publicación.
Pero es que la vuelta de Cotton Mather no puede ser ajena a la remembranza de una obra maestra como "Kontiki", uno de los más elevados y tiernos paseos por la vereda powerpopera  con que han sido bendecidos los oídos de los más afortunados en los últimos 30 años, doy gracias al mesías del rock por elegir mis orejitas para entrar en tan selecto grupo.
Si bien es cierto que tras la ya apuntada masterpiece los chicos de Robert Harrison facturaron un par de discos más, que obtuvieron los mismos parabienes populares que "Kontiki", desde 2001 el grupo no funcionaba como tal y fue hace cuatro cursos, cuando a propósito de la reedición del mítico Lp, que Harrison tomo lápiz y papel y se puso a la tarea de escribir un ramillete de canciones aprovechando el paso de las musas por los alrededores, al parecer con el tiempo le ha parecido una buena idea agruparlas en un álbum y no ha tendido dudas a la hora de elegir compañeros, sus antiguos compinches de Cotton Mather.

Y así llega en este 2016 "Death of the Cool", un disco que se deja cocer en la misma marmita de burbujeante pócima mágica que aquél, y adquiere ese aroma inconfundible de las bellezas melódicas y los susurros sónicos que en su día contagiaron al mundo tipos de la catadura de The Beatles, Big Star, The Jayhawks, The Byrds o los primeros The Who.
Con la briosa "The book of too late changes" da comienzo esta vuelta al redil, tema de gran lujuria rítmica y agraciada melodía claveteada por batería y guitarras, inmejorable inicio.
"Close to the sun" es un pop de toques lisérgicos muy anclado sónicamente a la segunda mitad de los sesenta, una de las baladas que marcan diferencias en este cancionero es "The middle of nowhere" de aullantes steels.
En el álbum nos encontramos salpicaduras psicodélicas en temas como la encantadora: "Candy Llac", uno de los momentos que me recuerda a los Who del 67, y en "Life of the liar" vientos y acordeones cuadran uno de los mejores temas del disco.
Otra balada impagable es "The land of flowers" de tenue orquestación y muy en sintonía con los Beatles postreros, en cambio la luminosa melodía y las cristalinas guitarras dan un contrapunto perfecto en la bonita y powerpopera: "Never be it".
Aunque es posible que mi momento favorito del disco sea "Queen of swords", con su melodía candente y sus arreglos de cuerda, melancólica y lírica, una gozada muy al gusto del que suscribe.
Vientos que se contagian de cierto aire psicodélico en otro corte beatlemano titulado "Waters raging", y "Child  bride" se empapa de duzor y teclas barrocas en un delicioso corte.
Al calor del piano despide el disco otra balada de mucha enjundia como "The end of Dewitt Finley".
Preciosa entrega que no empaña el pasado de Cotton Mather, un disco que se escucha con deleite y se disfruta, con fantásticas baladas y estupendos medios tiempos, powerpop y pop-rock de impecable factura para dar un poco de lustre a este 2016.

martes, 23 de agosto de 2016

FRANK - "My Wild Kingdom" EP (2014)


Los más habituales creo que tienen claro que el cuarteto donostiarra FRANK se ha convertido en icono de esta casa y desde luego en uno de los más asiduos habitantes de mi equipo desde hace unos meses.
Y eso que hace un año aquí el lumbreras no tenía ni idea de la existencia de los inferfectos, aunque debo decir que por vídeos que he ido viendo por ahí relativos a la participación de éstos en el Villa de Bilbao, mucho me temo que en alguna ocasión casí seguro que nos hemos encontrado, posiblemente no eran aquellos tiempos para que la memoria de un servidor retuviese demasiados datos y sensaciones.
El caso es que como consecuencia del Último Vals de Frías, del que prefiero no hablar pues cada vez que lo evoco me sigo poniendo tontorrón, llegó a mis oídos el disco largo que publicaban a principios de este curso y que como la mayoría ya sabéis se titula: “The Mud and the Thirst” y que ya pasó por esta bitácora hace unos meses (pinchar).
La primera ocasión – que recuerde al menos – que me los planté a la cara fue en el WOP Festival inmediatamente anterior al vals, donde algún maestro nos hizo verles sentados, teloneando a Danny and The Champions of the World. Tenía muchas ganas de catar el directo de estos tíos, el disco me pareció y me sigue pareciendo sorprendente, por producción, sonido y pureza, porque las canciones son buenas de verdad y porque tiene esa extraña virtud a veces odiosa de crear una suerte de adicción que te obliga a repetirlo una vez tras otra.


El día de la sala BBK, allí fue aquel primer y descansado concierto, además de los temas del Lp, también sonaron canciones del precedente, un EP de seis canciones grabado en 2014 y titulado “My Wild Kingdom”, la verdad es que me quedé con la copla, una semana después lo tenía en mi poder adquirido por inmejorable precio en Frías, cosa que agradecí en su momento y más aún después de escucharlo por primera vez.
Sería fácil y quedaría como un caballero, cosa que no debo ser si de no decir lo que se piensa se trata, si dijese que aquel mini-Lp (que es como se llamaban los EPs en otros tiempos) me parece algo así como un prólogo aún no redondeado del disco grande, como un ensayo para pulir cosas, para que en el momento de la verdad todo este mascado.
¡No señor!, a mi este “My Wild Kingdom” me parece tan bueno como “The Mud and the Thirst”, y no me corto un pelo en decirlo y mantenerlo, que a lo mejor no tiene la producción tan perfilada del segundo, que a lo mejor las canciones se ven bordeadas por una cierta inocencia que no se definir…tal vez…pero ahí está el sonido compacto y que desde un lecho acústico que sujeta melodías francamente bien dibujadas permite que la electricidad se filtre por la textura sónica, el equipo bajo + batería es excelente, y en vivo es la hostia, tremendos Christian y Andoni, la voz de Sara creo que ya no tiene sentido seguir definiéndola o dándole equivalentes, por aquí ya todos estáis en antecedentes, pero es además lo que dice y como lo dice, fraseo y carácter, la electricidad es posiblemente lo que más haya evolucionado, a un terreno más sutil y sugestivo, Iñigo pone un sello muy personal en la segunda entrega y también en directo…pero es que las canciones son realmente bonitas!!!



En vivo me impactaron: “Memory of the tree” mi favorita, y desde luego “Fire”, tema que despliega una espiral sonora muy enredada para formar un excelente colofón muy Crazy HorsePero el resto de cortes no desmerecen estos dos picos, el inicio con “Same old room” y el final con “In the storm” se las arreglan para hacer que a partir del primer pinchazo al disco suenen una detrás de otra, aunque al revés claro, “Rebelde” es profunda y etérea y “Bless me” romántica y un tanto infantil, no tomando nadie este adjetivo de forma despectiva, y lo peor... que se acaba pronto.



Me consta que muchos concéis “The Mud and the Thirst”, lo que no se es si estáis muy enterados de lo que esconde “My Wild Kingdom”, pues a espabilarse chavalería que la vida pasa y no está el plantel de acontecimientos mundiales como para perderse buenos discos y bellas canciones, no os lo penséis demasiado que os acerco hasta el bandcamp para que lo tengáis fácil.

domingo, 21 de agosto de 2016

Los domingos photosong - Burning, Loquillo y Victor Mora...hola y adios.


Hace una semana me acercaba a Torrelavega para reencontrarme en directo con Loquillo, hacía un par de años desde nuestro último encuentro, dos días después repetía en Portu cita con el Loco, no me es grato decir que ni en una ni en otra ocasión me convenció su actual directo, pero me gusta verme a mi mismo al pie del cañón rockero a pesar del tiempo que llevamos pisoteando la piel del planeta.
También tuve ocasión de ver allí a Burning, a mis Burning, tercer bolo de mi banda favorita en este 2016 y el cuarto llegará este viernes en el Kafe Antzoki, la verdad es que hace muchos años que perdí la cuenta de mis conciertos de Burning...30, 40 ni idea...como siempre fue una noche de rock and roll de gran octanaje y chulería canalla y sentimental, tipos duros que lloran, lágrimas que nunca llegan al suelo...¡mi grupo!!!
Y el miércoles llegó la noticia amarga, triste y según parece intrascendente, que fallezca alguien como Víctor Mora, padre (por resumir) de Jabato y Capitán Trueno y los medios ni lo reseñen, que prácticamente pase desapercibido el suceso, que sigan escupiendo las pantallas noticias vomitivas sobre Paquirrines, Belenes Esteban o Matamoros y que alguien que es historia de la literatura y la vida de un país durante años no parezca merecer ni unos segundos de homenaje y despedida retrata fiel y cruelmente a un país, un país de mierda señores, un país decadente y mediocre...es lo que hay.
Yo lo sentí y mucho, mi imaginación hizo sus primeras abdominales con las historias de Capitán Trueno y Jabato, mis primeras nociones sobre la amistad llegaron de aquellas páginas, mis primeras notas sobre el amor de aquellas despedidas de los capítulos del capitán viendo en el horizonte del mar a su Sigrid...el heroísmo mudo, honrado y generoso de las encrucijadas de Jabato me señalaron el camino a seguir en cuanto a ideales sinceros conmigo mismo...no se, tal vez solo eran historias de comic, de tebeo, pero eran magníficas...¡Buen viaje maestro!!!
¡Feliz domingo!!!




sábado, 20 de agosto de 2016

Dinosaur Jr, - "Give a glimpse of what yer not" (2016)

Partamos de la premisa de que uno no es un veterano en lo que a seguir la estela de J. Mascis y sus dinosaurios júnior se refiere, no obstante debo decir que la banda de Massachussetts nunca me fue odiosa, es más, no faltaron en mi juventud temas de los mentados que me gustaban y que acostumbraba a enchufar con gusto y convencimiento junto con otros tipos 'calcina guitarras' que entonces me eran más afines.


Dicho esto, es también pertinente puntualizar que fue en el año 2007, con la vuelta de Dinosaur Jr. y la falta de motivaciones musicales que durante algunos años experimenté, que puse la lupa sobre el grupo tras la publicación de "Beyond", sin prisa pero sin pausa fui desandando la senda para recoger los discos de los Dinosaur que se me habían quedado por el camino y me los llevé a mi guarida, una vez a refugio de compañeros susceptibles de repetirme el odioso - Ya te lo dije -fueron pasando por mis oídos, llegaron más discos en este nuevo siglo: "Farm" (2009) y "I Bet on Sky" (2012) que me consolidaron como seguidor de la banda. Finalmente servidor había pasado por el aro que ante sus narices pusiese un entrañable amigo, cuyo paradero a día de hoy desconozco, años...bueno décadas atrás...tenías razón Javi tío.
Simultáneamente a ésto el celebérrimo líder de la formación J. Mascis empieza a grabar discos solo, con un concepto que no tiene nada que ver con el de los dinosaurios, y que me gustan tanto que por un tiempo hacen que me olvide de su grupo titular, es tal vez por eso que la publicación hace poco de "Give a glimpse of what yer not" no había despertado la atención en este pobre pecador ingrato, que tal vez esperaba otra golosina acústica del melenudo y gafotas de J. Mascis.


Menos mal que los que tenemos el talento de rodearnos de buenas piezas en lo de la sabiduría rockera y humana, siempre podemos contar con que los susodichos te abran los ojos y te pongan en la pista de las delicatessen del momento, así lo hicieron Guzz y Johnny en sus respectivas reseñas, que podéis y debéis leer pinchando sobre los nombres de los interfectos.
Y después de esta perorata sobre mi experiencia vital con Dinosaur Jr. que la verdad no se muy bien a que viene, pasemos a relatar mis pareceres con respecto al último y excelente disco de estos señores.
Si bien la carga de distorsión y decibelios del grupo no es la de sus años mozos, la intencionalidad rockera sigue estando ahí, y las referencias sónicas también, con el Neil Young que mereció el padrinazgo del grunge en el horizonte, nos tropezamos conforme avanza la audición con esencias garaje, powerpop e incluso noise pop, todo comprendido en un entormo sonoro de incuestionable base rockera y con prominentes guitarrras.
Si alguien comienza la escucha en modo relajado, se desperezará rápido tras la inyección de electricidad del riff que abre "Goin down".



Una vez en situación, el disco va dejando caer coplas: "Tiny" nos sigue haciendo presas de la corriente eléctrica en un plano más powerpopero, y "Be a part" es un megatemazo de medio ritmo que lleva el buen grunge adherido a la fibra de cada pellizco que recibe la guitarra de Mascis.
Permitanme que varios de los temas de este Lp me recuerden al Neil de "Mirror Ball", lo que lejos de ser una crítica es un alago y desde luego una bendición, así me ocurre con "I told everyone".
Dos cortes firma el bajista Lou Barlow, el primero: "Love is...", precioso tema de esencia más apacible y popera pero intenso y con notas ácidas.
Tras la tempestad viene la calma, vuelven los frenesís de guitarras y los ecos de "Mirror Ball" en la irrefrenable "Good to Know" que continúa con los riffs oscuros y heavilongos de "I walk for miles" una de mis favoritas por su espiral distorsionada y ochentera.



Otra vez la bendita cara y cruz, de la oscuridad volvemos a la luz y las guitarras amables con "Lost all day" para perdernos en la psicodélica: "Knocked around" cantada en falsete y que hace despertar a la bestia hacia el final con trotar de guitarras y ritmo furibundo.
Se acerca el final, pero antes de llegar la segunda aportación de Barloy con "Left/Right" de esencia folk lisérgica gracias a melodía y un envolvente teclado, antes de éste final decía, nos encontramos con la excelente "Mirror" de denso paso y actitud blues.
Dinosaur Jr. nos ofrecen un disco que sin duda ascenderá a las cúpulas de muchas listas, en el que las verdades del rock de las últimas tres décadas reposa como reposan los guerreros que ya no entran en batalla, sin nada que demostrar y dejando que la sabiduría de años salga a pasear, disfrutando y haciendo disfrutar de las contiendas apacibles.

jueves, 18 de agosto de 2016

Corizonas - "Nueva Dimensión Vital" (2016)


Arizona Baby, Los Corona, la lengua de Cervantes, renovarse sin perder el espíritu, ironía y análisis social en los textos, abrir el tarro de las melodías adornadas con sonidos sencillos, asimilables, claros y de calidad, ¿Porqué un buen disco no puede ser escuchado por cualquiera?...los suficientes sabemos que no debe ser así, Corizonas dan un paso al frente para demostrar de facto que no es así...todo esto puede resumir bajo mi punto de vista "Nueva Dimensión Vital", el último trabajo de Corizonas.
Javier Vielba, la voz de Arizona Baby ya se adentró en el castellano con su primer esfuerzo en solitario: "Bestiario", en su fusión con los rock-surferos madrileños Los Corona, vuelve a utilizar el idioma de Galdos en los once cortes que forman este disco.
Vuelve a funcionar la ecuación, el rock de aroma country, sureño y árido de los de Pucela se enreda con la corriente surfera y arenosa de los comandados por Fernando Pardo para crear un álbum luminoso, con evidentes aires fronterizos, detalles en vientos y cuerdas, melodías instantáneas y acento irónico y social en las letras.


La trompeta de Yevhen Riechkalov marca los designios sónicos de canciones como "Trabalenguas" de frenético final, "Nueva dimensión vital" con un aire a serie playera yanqui de los años setenta y un texto un tanto metafísico, y la redonda y fulminante "Todo va bien".
"Vivir y no pensar" es un tema que se apoya en arreglos de cuerdas y una textura rítmica cálida y con toques electrónicos.
Acentos radioformuleros que no molestan en "La cuerda que nos dan" y "Místicos en éxtasis" con un breve punteo rockabilly como aparecido de la nada.
Pensamientos sobre la vida en "Yo quiero ser yo", y rock con esencias tabernarias y golpes de spaghetti wester en "Las paredes bailan", nos encontramos el tema más íntimo del tracklist con protagonismo de las teclas y arpegios rondando en la bonita: "Lluvia de abril".
Despide el disco el vals/folk/country: "Para que". No me olvido de mi favorita del lote; "Luces azules" preciosa melodía subrayada por un chelo melancólico que se difumina en el intenso estribillo, un canto de libertad realmente brillante.



"Nueva Dimensión Vital" me parece un disco fantástico, no faltará quien acuse a su sonido de acercarse demasiado a los patrones que rigen producciones dedicadas al consumo masivo, no me parece algo criticable, pues la esencia del sonido Corizonas esta ahí evidente, pero más luminoso y brillante, decorando estupendas composiciones, difícil aburrirse.